Marvel Wiki
Advertisement
¡Advertencia de Spoiler!
Esta página puede contener spoilers con detalles de la trama y/o el final de historias que se han publicado o emitido recientemente.
Consulte nuestra política de spoilers para conocer las normas que rigen los artículos sobre estos temas.

Quote1.png Sólo hay una cantidad de oscuridad que se puede arrojar al Sol antes de que la estrella se vuelva negra. Durante más de cuatro mil millones de años, el sol de la Tierra ha quemado los corazones de innumerables males hasta convertirlos en cenizas, huesos y átomos. Pero en el camino... la luz ha sido... infectada. El pozo se envenenó. Y ahora... un nuevo mal crece en el horno de Midgard. Evolucionando lentamente. Creciendo más fuerte cada día. Esperando. Esperando a que llegue el destino. Pero esta historia... de este antiguo mal... extendiéndose... saliendo de las llamas... de la incalculable destrucción que traerá al universo... la total y completa extinción que anunciará... esa historia... no está lista para ser contada. Quote2.png
--Narrador

Apariciones en Dios de los Martillos - Parte Tres de Cinco

Personajes Principales:

Personajes Secundarios:

Villanos:

  • Dios de los Martillos (Mjolnir/Dios Tempestad/Mangog) (Origen Revelado)

Otros Personajes:

Razas y Especies:

  • Asgardianos
  • Dioses Antiguos (Historia principal y flashforward)
  • Habitantes de "El lugar más lejano de aquí" (Primera aparición)
  • Entidades Abstractas (Mencionado)
  • Enanos de Nidavellir (Mencionado)

Localizaciones:

Objetos:

  • Mjolnir
  • Abismo Viviente (Solo en flashforward)

Vehículos:

  • Gungnir
  • Hofund

Historia de Dios de los Martillos - Parte Tres de Cinco

El narrador expone que, durante los últimos cuatro mil millones de años, el Sol ha sido utilizado como vertedero para deshacerse de innumerables entidades malignas, pero que se ha corrompido y está empezando a volverse negro: un antiguo mal que se está reconstituyendo dentro del infierno celestial y que está esperando su momento para causar una calamidad incalculable en el universo. Mientras zarcillos de oscuridad viva brotan del sol, el narrador afirma que esto aún no ha sucedido, pero lo que se reforzó en las llamas del sol ha sido manchado por esta oscuridad y la llevará hasta el final de los tiempos.

En el presente, Mjolnir se estrella contra el pecho del desconcertado Thor y lo hace atravesar un montón de escombros y varios edificios en ruinas. Conduciéndolo a un lago, el martillo intenta ahogarlo, pero Thor lanza un enorme rayo que evapora el agua. Al manifestarse, el Dios de los Martillos felicita burlonamente a Thor por su astucia y le dice que si no lo conociera mejor pensaría que está empezando a madurar. Luchando por quitarse el Mjolnir de encima, Thor exige saber quién es ella; el Dios de los Martillos desciende al lecho del lago y dice que le duele que Thor no la reconozca, habiendo estado a su lado durante milenios -salvo un breve "escarceo" con Jane Foster. Mientras el Dios de los Martillos bromea sobre que eso ha sido una fase bicuriosa y que Thor es un hipócrita por estar celoso, Thor le exige airadamente que deje de jugar con él y se enfrente a él en la batalla. Recordando a Mjolnir, el Dios de los Martillos se mofa de que ella luchará contra él siempre que le ahorre sus discursos, añadiendo sarcásticamente que por eso se volvió contra él, al haberse aburrido de las reuniones parlamentarias y del senado, de los interminables discursos y de otros deberes que Thor heredó como Padre de Asgard. Aceptando que muchos de sus deberes de rey son aburridos, Thor conjura una espada hecha de rayos y desata una ola de energía que rasga un surco en el lecho del lago - el Dios de los Martillos concediendo que el ataque es impresionante. Mientras Thor se abre paso entre los escombros que llueven y arremete contra ella, el Dios de los Martillos evade su ataque sin esfuerzo - burlándose de que debería saber mejor que nadie que el rayo no puede ser superado. Mientras Thor lanza furiosamente un puñetazo, el Dios de los Martillos intercepta su puño con Mjolnir, mutilando su brazo en un amasijo de carne desgarrada y huesos rotos. Mientras Thor mira su brazo mutilado con incredulidad, el Dios de los Martillos dice que ella sabe lo que es estar roto, y conoce sus fortalezas y debilidades mejor que el propio Thor. Mientras el Dios de los Martillos levanta Mjolnir para abrir el cráneo de Thor, Odín intercepta el ataque con Gungnir y dice que es hora de terminar con esto. Mientras el Dios de los Martillos le pregunta burlonamente si ha venido a morir por su hijo, Odín le suelta que no estaba hablando con ella sino con Sif, que activa el Bifrost.

Envuelta en la luz del arco iris, la Diosa de los Martillos se reconstituye y se encuentra en una cueva poblada por monstruos de oscuridad viva parecidos a murciélagos y altísimas bestias dracónicas con fauces de fuego; plagada de huesos viejos y extraños obeliscos, con una misteriosa estructura en el centro coronada por un sigilo rojo y negro que irradia zarcillos de oscuridad. Contemplando su entorno, el Dios de los Martillos se pregunta incrédulo dónde está Hel.

De vuelta a Midgard, Odín le explica que Sif envió al Dios de los Martillos al Vacío más allá de los límites del universo, un abismo sin fin más allá de los ojos de los dioses más abstractos y primordiales. Mientras Odín le ayuda a ponerse en pie, Thor le dice a su padre que el Dios de los Martillos es el propio Mjolnir cobrado vida, preguntándole cómo es posible. Odín afirma que Mjolnir siempre ha estado vivo, imbuido no sólo por el Dios Tempestad sino -supuestamente- por las almas de los enanos que perecieron forjándolo. Afirmando que antes de verlo con sus propios ojos nunca lo creyó, Odín dice que alguna fuerza maligna ha despertado a Mjolnir y lo ha hecho arremeter contra Thor y Asgard. Antes de que Odín pueda continuar, Mjolnir se precipita a través de la atmósfera -Odín incrédulo de que haya podido regresar a la Tierra tan rápidamente- y se estrella contra su espalda. Mientras Odín se desploma, gimiendo que no siente las piernas, Thor mira al Dios de los Martillos y le exige con furia que le explique por qué está haciendo esto. El Dios de los Martillos le responde que Thor siempre la ha dado por sentada y que nunca ha entendido realmente lo que significa ser "digno" de Mjolnir, burlándose de que él asumía que eso significaba ser un guerrero noble y sincero de corazón, antes de preguntarle burlonamente si cree honestamente que encarna alguna de esas cualidades. Avanzando hacia él, el Dios de los Martillos dice que ella es un martillo y que ser "digno" de él es utilizarlo para su propósito: un arma para destruir todo lo que se encuentre en el camino de su portador; y que durante un tiempo Thor "fue" digno, pero que después de que él se convirtiera en el Padre de Todos ella se aburrió de los discursos y las reuniones, anhelando saciar su sed de sangre una vez más. Recordándole que ya se cansó de él una vez, el Dios de los Martillos revela que recuerda cuando Jane Foster la arrojó al Sol y que Thor la dejó rota y ardiendo en el horno celestial. Afirmando que no se estaba quemando sola, el Dios de los Martillos dice que la esencia oscura de su compañera se fundió con ella cuando Mjolnir fue reforjado durante la Guerra de los Reinos, impregnándola de su inefable rabia y odio. Mientras Thor la mira con horror, el Dios de los Martillos manifiesta un avatar del Mangog, que se eleva sobre él.

Sinopsis

"DIOS DE LOS MARTILLOS" PARTE 3 de 5

¡Thor ha sido derrotado, y el Dios de los Martillos está a punto de dar el golpe final! ¿Será este el fin del Padre Todopoderoso? Las profecías se hacen realidad, después de todo... pero no siempre de la forma en que se prevén. Hay una última oportunidad para salvar a Thor, pero ¿a qué precio? Además: ¡se revela el impactante origen del misterioso Dios de los Martillos!

Notas


Trivia


Recomendaciones

Notas a pie de página

Advertisement